Panorama del crédito para pymes en México

15-jun-2017

De acuerdo a datos del último censo del INEGI (2015), en México existen 4.2 millones de unidades económicas, de las cuáles el 99.82% son consideradas pequeñas y medianas empresas (pymes). Aunque las pymes tienen gran relevancia en la economía del país, aún cuentan con acceso limitado a crédito formal y asequible; lo cual pone un tope automático en su crecimiento y como consecuencia directa en el PIB del país.

El crédito para pymes es considerablemente más caro que el crédito para empresas grandes y corporativos. Motivos como el índice de mortalidad, la baja productividad con la que en ocasiones se les relaciona y la falta de información financiera de las mismas, son detonantes de este límite financiero.

El trámite para que una pyme acceda a financiamiento formal, se vuelve complicado y hace pensar a los emprendedores y dueños de negocios si realmente vale la pena descuidar sus empresas y perder tiempo en un proceso que no les asegura una aprobación.

Al existir esta falta de acceso, las pymes buscan diferentes opciones como los préstamos de familiares y amigos o buscan crédito con sus proveedores. Este último, aunque puede ser una alternativa de gran ayuda en su etapa inicial, es una limitante en el crecimiento de las pymes ya que las obliga a comprar un producto o contratar un servicio.

Las condiciones financieras a las que se exponen con estas alternativas no son las óptima y  pueden llegar a dañar la salud financiera de las pymes, ya que no determinan la capacidad de pago con exactitud.

¿Qué sucede con la banca tradicional?

A pesar de que la banca tradicional ha realizado esfuerzos para facilitar opciones de crédito para los pequeños y medianos negocios, aún no cuentan con la infraestructura necesaria para determinar la capacidad de pago de los clientes de forma rápida y asequible.

Para los bancos, la evaluación de expedientes se vuelve más manual, lo que hace que sus tiempos de respuesta se extiendan hasta por dos meses. Otra razón por la que las pymes no consideran a la banca tradicional como una opción de financiamiento, es la excesiva documentación y los requisitos que para muchos negocios son inalcanzables.

Aunque muchas instituciones han creado una oferta de crédito enfocada en este sector, aún existen restricciones que no les permite dar apoyo a las pymes de temprana edad. Muchas de ellas no cuentan con la documentación necesaria para demostrar su capacidad de pago y  la falta de registros formales de la operación del negocio vuelve complicado para la banca dar respuesta inmediata a un proceso de crédito.

¿Cuál es el papel de las fintech?

Gracias a la transformación tecnológica y al acceso a datos transaccionales, las diferentes empresas fintech han desarrollado modelos de negocio que han permitido reducir la brecha de inclusión financiera existente en el país. Desde plataformas de pago, hasta créditos para capital de trabajo, la industria fintech ha logrado crear opciones que apoyan a las pymes en su etapa de desarrollo. Transformando así la industria financiera en México.

En el caso específico de crédito para pymes, el proceso se ha vuelto más accesible gracias a los modelos paramétricos que utilizan empresas como Konfío. Al utilizar los datos transaccionales, se puede brindar una oferta de financiamiento apropiada al tamaño y nivel de facturación de cada negocio.

Con este modelo, se sustituye el papeleo complicado por un proceso totalmente en línea. Así, la evaluación de la capacidad de pago, de este segmento que no cuenta con la documentación apropiada, se vuelve más ágil. Los emprendedores no sacrifican tiempo valioso en procesos engorrosos. De acuerdo a datos de Banxico, los dueños de los pequeños y medianos negocios prefieren sacrificar cuestiones como tasa de interés con tal de reducir el tiempo de espera de aprobación de un crédito.

Conclusión

Aunque aún existe un largo camino por recorrer, la banca tradicional ha desarrollado mejoras en sus ofertas para apoyar a una parte de las pymes, especialmente en su etapa de maduración. Sin embargo, las empresas fintech han logrado, en un periodo menor de 5 años, transformar el sector financiero. De acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), las empresas de este sector han otorgado más de 1,000 millones de pesos en créditos.

El trabajo para facilitar el acceso a crédito, no sólo recae en las instituciones financieras. Los dueños de negocio y emprendedores, deben ocuparse por mejorar sus finanzas e implementar procesos administrativos que les permita tener un mayor control de la empresa.