Lo que aprendí de mi papá

Lo que aprendí de mi papá

Muchos pueden hablar maravillas, gritar, cantar y contar todo lo que aprendieron de sus papás. Quiero aprovechar este día para hablar del mío y explicar por qué seguir sus pasos ha sido una de mis decisiones más inteligentes.

3 cosas que admiro de mi papá y su negocio

Le apasiona lo que hace

Mi papá tiene una empresa de medicamentos veterinarios. Una empresa que construyó él desde cero. De vivir y estudiar en un pueblito pasó a montar su propio negocio y ayudar a que más personas tengan empleo.

No a todas las personas le apasionan las vacas, los caballos y los perros. Pero para él no solo es cuestión de curar animales, sino de apoyar a sus clientes ofreciéndoles un servicio integral: consejos, tips, experiencia, precios competitivos, horas extras… Ofrecer un servicio completo es lo que hace que te recuerden como negocio. No hay como entrar a un negocio y que te atiendan de tal forma que todas tus dificultades queden resueltas.

Domina que la recurrencia es la clave del éxito

Vender es un arte y todos lo sabemos. Vender es mucho más que abrir un negocio y esperar a que se acerque la gente. La estrategia que utiliza mi papá para vender es la siguiente:

1) Conoce el tema mejor que nadie de forma que su opinión siempre es bien valorada

2) Entiende y escucha las necesidades del cliente

3) Ofrece precios competitivos; recuerdo muy bien todas las veces que me ha dicho “hijo, es mejor vender barato muchas veces que caro una sola vez”.

El futuro de tu negocio se encuentra en la recurrencia de tus clientes y en la recomendación que estos clientes hagan de ti.

Supera las dificultades con estilo

Tener un negocio propio no es nada fácil. Las ventas suben y bajan. Y lo peor de todo es que no es nuestra culpa. A veces factores sociales, económicos e incluso climatológicos nos perjudican. En estos casos hay que contar con una gran capacidad de adaptación.

El negocio de mi papá hace 7 años era completamente diferente; se enfocaba solo a clientes mayoristas. Sin embargo, se dio cuenta de que las empresas más grandes se estaban adueñando del negocio mayorista, descuidando a los minoristas. Y, por mucho que le cueste estar “encerrado” en el local todo el día, ha sabido encontrar la manera de enfocar todos los esfuerzos a los minoristas, a la gente de a pie.

La flexibilidad y la capacidad de aprendizaje mantendrá siempre a flote tu negocio

Mucho éxito y felicidad a todos los papás que tienen sus negocios y que con la ayuda de sus esposas e hijos siguen esforzándose por aumentar sus ingresos día a día. ¡Felicidades, papá!

1 Comment
  • Luis Enrique
    Posted at 11:44h, 20 junio Responder

    En este mundo en el que vivimos cada ves mas cambiante recuerdo unas palabras de mi padre que me decía. ” hijo cuando hagas algo hazlo bien, si no mejor no lo hagas.
    Y yo pienso que esa es la base de todo negocio, a mi padre que siempre me alentó para no darme por vencido, le dedico este pensamiento ” GRACIAS PAPA por hacerme la persona que soy, por que soy la continuidad de lo que dejaste

Post A Comment