Ahorra como todo un profesional financiero

Ahorra como todo un profesional financiero

En México existe poca cultura del ahorro, y del 57% que suele hacerlo sólo el 21% deposita sus recursos en el sistema financiero, el resto prefiere los “guardaditos en casa”, las tandas, las cajas de ahorro con amigos y las de su trabajo. De quienes sí ahorran en instrumentos formales, el 30% recurre a las cuentas de ahorro y sólo el 9% a las cuentas de inversión, esto de acuerdo a datos presentados por la Asociación Mexicana de Afores (AMAFORE).

Como se puede ver, es necesario que se tomen en cuenta los instrumentos de ahorro en los bancos e instituciones financieras para ahorrar, sobre todo los de inversión, ya que representan una mejor opción, en cuanto a rendimientos otorgados para nuestro dinero.

Cuando nos referimos a inversión estamos hablando del desembolso de un dinero con la esperanza de que nos otorgará un beneficio en un futuro no inmediato.

Mucha gente se detiene a hacer inversiones por el miedo a perder lo que tiene, sin embargo, dentro de este mercado existen diferentes opciones, con un nivel de riesgo diferente, que se adecua al perfil de cada uno. Además, si se ve el otro lado de la moneda, es una forma de ahorro que puede otorgar más rendimientos que mantener nuestro dinero debajo del colchón o en una cuenta bancaria.

Hoy en día los bancos tradicionales y las aseguradoras nos ofrecen instrumentos de inversión. Entre los productos que encuentras en los bancos están:

– Pagaré tradicional:

Es una inversión a plazo que te paga rendimientos garantizados a una tasa anual de interés fija. Existe la posibilidad de aperturar desde cantidades accesibles como $2,000 eligiendo plazos flexibles que van desde un día en adelante. La ventaja es que al término del plazo puedes disponer de tu dinero invertido inicialmente más los intereses, o bien reinvertir estos últimos o todo el capital.

– Inversión en Certificados de Depósito (CEDES):

Es una inversión a plazo con pago de rendimientos mensual. Hay plazos desde 60, 90 y 180 días. Puedes invertir desde $5,000. Los rendimientos mensuales se depositan en tu cuenta bancaria y así puedes disponer de ellos a través del cajero automático.

– Inversión diaria:

Este instrumento te permite invertir desde $1,000 y disponer de tu dinero cuando quieras.

– Fondos de inversión:

Es un patrimonio constituido por las aportaciones de diferentes personas que participan en el fondo para formar un capital mayor y que son administrados por una sociedad que es responsable de su gestión y administración. La ventaja es que te permite hacerlo como los grandes inversionistas, ya que te da acceso a mercados que de forma individual no tendrías acceso. Los instrumentos en los que pueden invertir son varios pero los más comunes son: los Títulos del gobierno federal, de empresas privadas o bancos. Existen diferentes opciones de fondos de inversión de acuerdo a tu perfil y necesidades, los hay algunos de mayor riesgo y otros que no representan tanto.

Por otro lado, el instrumento de ahorro que te ofrecen las aseguradoras son los seguros de inversión que se diferencian de los fondos de inversión porque en éstos estableces, desde la contratación, la meta de ahorro con el rendimiento.

La ventaja máxima que te ofrecen es que tienen el componente de protección de todo seguro, lo que hace que, si te llegase a suceder algo antes de alcanzar tu objetivo tu beneficiario recibirá el monto integro que pactaste desde el momento que contrataste. En estos se distinguen dos tipos.

– Seguros dotales:

Se establece una meta de ahorro a largo plazo como la educación de los hijos, la compra de una vivienda u otra clase de activos, tu retiro, etcétera por lo que forzosamente debes sujetarte al plazo al que lo contrataste, si deseas retirar tu dinero antes existe una penalización.

– Seguros de inversión universal o flexible:

Las metas son a corto plazo y tienes la posibilidad de realizar depósitos o retiros del fondo de ahorro constituido en cualquier momento antes de que se cumpla el plazo pactado.

En ambos casos la ventaja que se tiene es que permiten que tu ahorro genere utilidades sin mayores riesgos ya que la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) tiene reglas muy claras sobre la forma en la que estos recursos deben ser invertidos, que especifica que los instrumentos deben ser de riesgo menor o bajo.

Ya sea que contrates los servicios de un banco o una aseguradora para ahorrar e invertir tu dinero debes tener en cuenta:

– Toda inversión constituye un riesgo.

– Compara con los diferentes oferentes para saber qué producto se adecua a tus necesidades.

– Conoce todas las comisiones del producto.

– Acude con profesionales en la materia, si tu agente o promotor no es capaz de asesorarte pide a la institución que te asignen a alguien más.

– Antes de firmar lee muy bien los contratos y aclara las dudas que tengas.

– Revisa los estados de cuenta que te mande el banco o aseguradora para saber el monto de tu ahorro y los rendimientos o perdidas que puedas estar teniendo.

No Comments

Post A Comment