¡Rompe la corriente ya!

¡Rompe la corriente ya!

Empezar un nuevo año tiene sus pros y sus contras. A muchos nos encanta convivir con la familia, pero no disfrutamos tanto pagar las cuentas ni la tarjeta de crédito, ni los regalos… Si tus gastos de vacaciones fueron controlados por un presupuesto esto no será un problema, pero si se te salió ligeramente de las manos empezarás a sudar conforme avance enero…

Este mensaje es simplemente para advertirte que no sigas la corriente. Si tu situación no es óptima estarás tentado de adaptarte y ver cómo sobrevives con esa deuda, pagando algunos intereses y recortando los gastos aquí y allá; nada radical.

Pero no, no te adaptes ni te acostumbres. Mata la deuda desde el inicio como puedas. Sí, seguramente un propósito así incluye sacrificio y apretarnos el cinturón todo el mes de enero. Quizá sea un mes donde no puedas seguir “aprovechando” las rebajas de todas las tiendas o te privarás de tus salidas los fines de semana. Es solamente un mes, no pasa nada. Mejor aprieta tu presupuesto un mes para que disfrutes de 11 meses de prosperidad.

Sé radical, no fraternices con la deuda ni te acostumbres. Y te lo dice una empresa de créditos: no pagues intereses innecesarios. La clave de los financiamientos está en hacerte crecer y lograr tus objetivos; no en frenar tu crecimeinto atando tus días con deudas impagables.

Si empiezas el año sin deudas, FELICIDADES, eres una especie en peligro de extinción… Disfruta tu inicio de año lleno de prosperidad. Ah, y tú sí aprovecha las ofertas de liquidación y cambio de temporada. Ahora es un buen momento para usar los ahorros.

 

No Comments

Post A Comment