Objeto social: Las reglas del juego al crear una empresa

objeto social como crear una empresa

Objeto social: Las reglas del juego al crear una empresa

Autor: Regina Osuna

Al constituir una empresa, una de las actividades primordiales que se debe realizar en primer lugar es pensar y plantear de manera correcta las finalidades que va a perseguir la misma, así como los socios. Una vez pensado lo que la empresa busca alcanzar con sus actividades, se debe diferenciar entre la finalidad de la empresa y el objeto social. Estos dos conceptos resultan no ser lo mismo, y es necesario realizar el ejercicio de diferenciarlos para lograr una constitución y definición correcta de la persona moral plasmando los objetivos de los socios. 

¿Cómo y cuándo hay que diferenciarlos?

Al momento de realizar los estatutos sociales, se debe poner mucha atención al establecer el objeto social. Pues si bien, los estatutos sociales son las reglas del juego, el juego en sí es el objeto social. Para realizar correctamente el ejercicio de diferenciación y lograr una buena definición, es vital primero determinar cuál es el fin o finalidad que al momento de su constitución persigue la empresa, pues el objeto social no existiría sin este primer paso. 

¿Cuál es la importancia de determinar correctamente el objeto social de una empresa?

La relevancia de distinguir estos dos conceptos nace de la confusión que se crea al plantear únicamente el objeto social, creyendo que cubre la totalidad de la finalidad que realmente se persigue. Caer en este tipo de errores puede ocasionar a la sociedad situaciones perjudiciales, tal y como se verá adelante. 

El objeto es un elemento esencial de la sociedad, mediante él, los socios fijan los límites de la capacidad jurídica de la empresa, y en consecuencia, el marco legal de acción. En otras palabras, la definición del objeto social dicta qué es lo que puede hacer la empresa – recuerda que una empresa solo puede hacer las actividades que su objeto social determine. 

Por otro lado, la finalidad o el fin, es la operación, dígase actividad especializada para la cual fue creada la sociedad. 

Banner tarjeta de credito empresarial

Sencillamente, se dice que el objeto social es el intento al que se dirige o encamina una acción y operación, y el fin es con qué o por qué se hace algo. Ambos conceptos tienen similitudes, por eso al estudiarlos a fondo se debe hacer un ejercicio de reflexión y visualización sobre lo que podrá realizar la empresa a futuro. De esa manera, también se podrá producir una buena planeación fiscal, financiera o legal de acuerdo con el motivo para la que fue creada la sociedad, así como obtener un acta constitutiva que plasme la voluntad de las personas físicas. Actualmente, es trascendental tener correctamente precisado el objeto social de acuerdo a sus necesidades y actividades. 

Como se dijo, el objeto social determina el actuar de las empresas, así como es la base de su planeación fiscal y estrategias hacendarias en su respectivo caso. También toma importancia al momento de solicitar un préstamos a entidades financieras o realizar contratos con distintas empresas o personas físicas, pues puede ser que dentro de las formalidades del banco se establezcan trabas al respecto por no tener definido el objeto social. De igual manera, al momento de pedir certificaciones o permisos gubernamentales, el acta constitutiva debe reflejar las actividades para las cuales se está pidiendo el permiso. Igualmente, el objeto social sirve como límite de la capacidad de actuar de los administradores y está relacionado íntimamente con las deducciones que podrá realizar la sociedad. Sin dejar de mencionar que en el marco de la nueva reforma laboral en relación a la subcontratación aprobada este año, toma aún más importancia el definir correctamente las actividades que podrá o no realizar la empresa. 

Para lograr una correcta planeación de una persona moral, es necesario realizar un ejercicio de reflexión y visualización sobre la finalidad o finalidades generales que perseguirá la sociedad para así poder definir perfectamente el objeto social contemplando, por supuesto, la voluntad de los socios. Cuando se quiere jugar, primero se debe tener la idea del juego, para después estructurar el mismo.

¿Cómo podemos definir el objeto social y constituir mi empresa?

La definición del objeto social es un trabajo en conjunto entre los socios de la empresa y el abogado, notario, corredor público o la plataforma de LegalTech de tu preferencia. Es muy importante acercarse a expertos en la materia para la correcta definición del objeto social de tu empresa, tú tienes la idea y estos otros actores se convierten en los artistas que la plasman en tu acta constitutiva. 

 

No Comments

Post A Comment