¿Mi tarjeta departamental es una tarjeta de crédito?

¿Mi tarjeta departamental es una tarjeta de crédito?

¡Oh sorpresa! Según yo, no contaba con ninguna tarjeta de crédito… pero tengo tarjetas en casi todas las tiendas que me financian algunas compras a meses sin o con intereses. También me ofrecen descuentos o promociones.

Algunas veces son tarjetas que casi nos regalan al momento de hacer una compra en El Palacio de Hierro, Liverpool, Coppel, Suburbia, etc. Cuando nos despertamos esa mañana no teníamos ni la más mínima idea de que íbamos a regresar a la cama con una tarjeta de crédito en la bolsa. Prueba de ello es que de acuerdo a la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2012 siete de cada diez mexicanos utilizan el crédito departamental.

Riesgos de las tarjetas departamentales

1. Precipitarse: los vendedores son buenos y cuentan con argumentos casi irrefutables para convencerte. Quizá te puedas resistir, pero no por mucho; las estadísticas hablan…

2. Créditos caros: al tratar de abarcar al mayor número de personas deben aminorar los requisitos y el análisis de riesgo, incrementando de esta manera las tasas de interés.

3. Letras chiquitas: siempre se nos dice que leamos antes de firmar o aceptar cualquier contrato. Pero seamos honestos… casi todos los contratos financieros en México son de letra tamaño 3 (exageré) y con un interlineado que apenas logramos distinguir una línea de otra. Y eso no es lo peor… lo que realmente desanima es recibir 15 de esas hojas…

Ventajas de las tarjetas departamentales

1. Crédito para todos: las tarjetas departamentales se han convertido en una manera sencilla para que personas sin mucha liquidez puedan amortizar los pagos de compras fuertes como un refri, una sala o cualquier electrodoméstico necesario para la vida diaria. Si los usuarios de estos créditos son responsables y pagan a tiempo, lograrán cumplir sus metas con éxito mejorando de esta manera su nivel de vida.

2. Pocos requisitos: prácticamente no te piden requisitos y esto facilita los trámites y el tiempo de espera. Esto se traduce en un crédito caro, pero bueno, esta es la parte de las ventajas…

3. Descuentos: a las tiendas les conviene que sus usuarios usen sus sistemas financieros, por lo que los benefician con promociones, descuentos y otras facilidades. Esta es, en mi opinión, la razón más convincente para sacar una tarjeta departamental.

Consejo útil

Si ya tienes una de estas tarjetas y estás pagando intereses, habla con la tienda y pide que te expliquen perfectamente qué debes hacer y cuándo debes cubrir los pagos para no pagar ni un centavo de interés. Si no es posible no pagar intereses, cancela tu tarjeta cuanto antes.

No Comments

Post A Comment